top of page
  • Foto del escritorEl Centinela Mateo

"Al paraguayo hay que matarlo en el vientre de la madre" - El Centinela Mateo #2

El jueves pasado, durante la visita del presidente Abdo al hospital de Puerto Casado, en el que los hermanos Adorno, Mino (Gobernador de Alto Paraguay) e Hilario (Intendente de Puerto Casado), se vanagloriaban de las supuestas inversiones hechas por el estado de más de 2.500 millones de dólares, una mujer indígena embarazada era trasladada de urgencias a Concepción.


El bebé ya estaba muerto en el vientre de la madre.


Que los doctores que vinieron para ese día de visita del presidente eran seccionaleros y estaban con resaca, que la mujer no llegó a tiempo porque no hay caminos decentes en casi todo el departamento, que el agua potable no alcanza a todos los centros poblacionales, que toda la comunidad (sea indígena o no indígena) anda en pésimas condiciones… Escuchamos un montón de explicaciones. Pero lo seguro es que esta vez, fue una mujer de una comunidad indígena de la zona. La próxima, puede ser una vecina de Puerto Casado o Fuerte Olimpo. En Alto Paraguay, estamos todos en las mismas manos, pero... ¿En manos de quién? Fácil, uno pensaría: de delincuentes.


Porque festejan haber gastado 2.500 millones de dólares en el Chaco cuando ni siquiera hay una ruta asfaltada que llegue a Puerto Casado. Porque la gente en la ciudad vive entre el fango y la suciedad. No hay agua. ¡No hay agua! El intendente pasa unas capas de pintura a un par de plazas, arregla una cancha de fútbol, despotrica contra empresas privadas y (según cuentan) apoya, cuida, mima, lava y cocina a invasores y narcotraficantes. Mientras, la gente se arregla como puede, recibiendo alguna donación o ayuda de empresas para formalizar las huertas familiares y el ganado menor que le da sustento: gallinas, cerdos, ovejas. Pero tampoco eso les permiten, porque el intendente recordó que –había sido- la tenencia de ganado menor está prohibida en el casco urbano. ¿De qué viviría la gente sino fuese por su ganado menor? No sabemos.


Es que les conviene mantenernos así. Confundidos de la realidad y necesitados de favores políticos. A base de migajas.


Mientras, nuestros bebés mueren en el vientre de sus madres. Me recuerda a lo que había dicho Sarmiento, presidente de la Argentina durante la Guerra contra la Triple Alianza: “Hay que matar a los paraguayos en el vientre de sus madres”. Sarmiento era líder de un país contra el que estábamos en guerra. Era un extranjero. Un invasor. Pero hoy, los que parecen querer matar a los paraguayos en el vientre de sus madres, son nuestras mismas autoridades. ¿Hasta cuándo vamos a caer en las mentiras de siempre? ¿Hasta cuándo vamos a vivir en base a migajas? ¿Hasta cuándo vamos a permitir que nos corten la posibilidad de progreso?


"En 5 años vamos a invertir más de 2.550 millones de dólares en el Chaco Paraguayo ningún presidente en la historia invirtió eso en esta región que hoy ustedes la están visitando", dijo Marito durante su visita. ¿Dónde están los 2.550 millones de dólares? A la gente de Alto Paraguay les gustaría saber. A cada paraguayo de bien en toda la República le gustaría saber...


Antes de que sigan muriendo nuestros bebés en el vientre de sus madres.

269 visualizaciones0 comentarios

Entradas recientes

Ver todo

Комментарии


bottom of page